dijous, 13 de febrer de 2014

Vaivenes

Te miro.
Como mira un árbol una de sus hojas caer.
Como el universo mira apagarse una estrella.
Te miro.
Y me maravillan tus movimientos,
tus paisajes, tus colores.
A veces,
siento que mi mirada te condiciona,
y entorno los ojos, 
como quién mira a un gran sol.
A veces,
me deleito viendo las nubes que surcan tu cielo,
los pájaros que vuelan en él,
o tus volcanes en erupción.
Te siento.
Y no necesito buscar palabras para describirlo,
prefiero el silencio,  
a cualquier distorsión que pueda interferir
en la contemplación del milagro que es verte.
Aquí,
desde este lugar fuera del mundo,
donde tiempo y espacio no existen,
o sí, pero no importan.
Donde las formas son simples objetos,
las emociones juguetes del ego,
los pensamientos cometas al viento,
y el amor, el único valor,
imposible de cuantificar.
Aquí,
donde sólo oigo latidos,
donde basta amar, para comprender.
Aquí quiero quedarme,
eternamente.

Qué curioso es,
no obstante,
ser consciente,
que cuando digo eso,
es,
naturalmente,
porque ya no estoy ahí.
Mi vida siempre ha sido así.
Un constante devenir;
un incesante deambular
entre el amor y el deseo.




divendres, 31 de gener de 2014

Jugando al escondite



Jugando al escondite


Me pasé la vida, jugando al escondite. Como cuando me enredaba entre las cortinas y cerrando los ojos gritaba:

        -        ¡No estoy!
        Y tú, con tu dulce voz jugabas conmigo divertida.
        -        ¿Dónde estás mi niña, que no te veo?
        Y yo salía riendo y decía:
        -          ¡Buh! ¡Sorpresa!
        Y tu reías y me abrazabas tan fuerte
         que me sentía otra vez dentro de ti.

Pero un día no salí. Me distraje.
Y me quedé allí, enredada,
presa entre las cortinas,
con los ojos cerrados.
Esperando tu dulce voz.
Que nunca vino.

Y desde entonces vivo aquí, entre visillos. Puedo ver algo de lo que ocurre fuera, porque aunque la ventana es grande, yo sigo siendo pequeña.

Desde aquí, puedo oírte entrar, con tu firme pisada, y sé cuando llegas cansada porque apoyas más un pie que otro, y los arrastras, como si quisieras sonar el suelo con las suelas, cual violín.

En cambio cuando estás contenta, parece que te salgan alas, tus zapatos apenas rozan el suelo. Cuando haces eso te imagino con el pelo suelto, cayéndote cual majestuosas cascadas doradas sobre los hombros, rozándote los pechos. Y me viene el recuerdo del dulce olor de tu piel y el calor del tacto de tu abrazo, que tanto añoro.

Es ese el lugar
donde realmente querría esconderme,
mejor que aquí.
Pero olvidé cómo salir.

A veces, me harto y decido que ya está bien, que esto de vivir en una cortina es demasiado limitado, hasta para mí. Y empiezo a dar vueltas, buscando la salida. Pero cuando empiezo a notar que me falta el aire y que me aprietan las costuras, paro. No sea que la cortina se enrolle tanto que me lleve, y me quede pegada al techo, ¡o me caiga al suelo!




Ni pensar quiero en qué sería peor.
Que seré pequeña,
pero algo me dice,
que de aquí no se sale
dando vueltas.



Ayer, mientras escuchaba cómo el gato quería entrar en mi escondite, supuse que con los ojos abiertos será más fácil encontrar la salida. Ya haré la prueba.
De momento, prefiero abrirlos sólo para mirar por la ventana, que nunca se sabe, quizá si los abro para salir la que desaparece es mamá, y eso no me lo perdonaría nunca.
Así que antes de que aconteciera un desastre, advertí al ingenuo y párvulo minino, y tras contarle las reglas del juego, decidí que si se enredaba y terminaba preso conmigo, habría ganado un amigo. Que estoy harta de hablar sólo con ese fantasma.

Le conocí un día que estaba entretenida mirando a través del cristal derecho de la ventana; le veía desde la esquinita, porque no llegaba más arriba. Y de repente, apareció. Vestido de negro, con tres ojos y nada de pelo en la cabeza. Me quedé sorprendida, porque yo pensaba que todos los fantasmas iban vestidos de blanco. Y recordé a mamá diciendo que hay que querer a todo el mundo tal y como es. Así que decidí que iba a ser su amiga.
Pero él no dijo nada. Ni ese día ni los demás. De vez en cuando le veo asomarse por la ventana, a veces veo un ojo, o dos, o tres. Entonces me mira y se va.
Creo que su mamá no le contó lo de querer a todo el mundo. Y claro, como yo sólo tengo dos ojos, pues ni hablarme quiere. Un día pensé que se lo podría contar yo.

Porque los fantasmas también deben de tener que ser buenos para ir al cielo. 



 Y eso hago. Cuando le veo asomarse le cuento un trocito de la historia, sólo un trocito porque se va en seguida. Pero seguro que le gusta oírme, porque vuelve para oír más.

Al gato le cortaron ayer las uñas. Y hoy ha decidido que no quiere jugar conmigo. Supongo que sin uñas se siente tan avergonzado que ni se acerca a la cortina, para que no le vea sin sus largas y bonitas uñas y me ría de él. No sabe que yo no hago eso de reírme de los demás.
Cuando le crezcan otra vez y vuelva a acercarse se lo contaré. Bueno… A no ser que haya encontrado por fin la manera de salir de aquí. Porque esta mañana he tenido una idea. Y creo que ésta es la mejor que he tenido desde que me quedé aquí dentro, enredada en la cortina.

He encontrado el error. He descubierto que la culpa, es en realidad, del que se inventó el juego. Fijaos bien. Resulta que te metes dentro de una cortina, cierras los ojos y dices "No estoy". ¡No estoy!
¿A quién se le ocurrió este estúpido juego? A saber dónde fue mi pobre madre a buscarme el día que me oyó decir que no estaba, yo no salía y no me veía por ningún sitio.

A saber a cuánta gente pidió ayuda para buscarme, disgustada y asustada a la vez
y yo allí, enredada en la cortina, más callada que un muerto.


¡Estúpido juego! ¡Me lo merezco! ¡Por idiota!


¡A quién si no a mí se le iba a ocurrir mirar por la ventana justo en el momento en que tenía que salir riendo de allí hacia los brazos de mamá! No me extraña que mamá se quedara tan decepcionada que ni se acercara a buscarme. Y para ver a un fantasma de tres ojos vestido de negro. ¿Eh?


Pues claro. Por eso me quedé aquí. Porque Dios castiga a las niñas malas que se portan mal y hacen sufrir a mamá. Y claro. Mamá debe estar tan enfadada conmigo, que ya no puedo reírme y salir porque si me ve seguro que me castiga, o... algo peor.

Así que he pensado mucho y he tomado una decisión. Y eso, al ser de mayores es muy, muy importante. Y no puede salir mal.
Voy a esperar a que le crezcan las uñas al gato, porque quiero decirle cuando vuelva a la cortina a jugar conmigo que yo le quiero de todas las maneras. Y al fantasma, le terminaré de contar lo que me dijo mamá de querer a todo el mundo y le diré que él tiene tres ojos y yo dos y que le quiero igual.
Seguro que después de hacer tantas cosas buenas Dios me perdona.

Y luego abriré los ojos y saldré, pero sin dar vueltas. Que el otro día vi a un bichito cómo entraba y volvía a salir por debajo de la cortina. Claro, al ser tan pequeñito no podía distraerse mirando a través de la ventana, porque no llegaba y eso le salvó. Tuvo mucha suerte. ¡Mucha!

Seguro que mamá se pone muy contenta cuando se lo cuente todo, y se sentirá orgullosa de tener a una hija tan lista, tan buena y tan valiente como yo. Y me abrazará. Y volveremos a estar juntas para siempre. ¡Seguro!




A mi madre, a quién tanto amo. A mis otras madres, mujeres en mi camino que tanto amor me han dado y a las que tanto agradezco. A Blanca Rosa, gracias por estar ahí. 


dimecres, 15 de gener de 2014

Un Error

Sólo fue un error, amor
Sólo eso, un error
Un acierto, pero del revés.
Una decisión, tomada por los pies.
Un error fue, nada más.
Aunque te parezca imposible
yo también me puedo equivocar,
y ¿sabes qué?
siempre gana el amar.
Aunque el amor me llevara lejos de ti
es que eso, amor,
eso
también puede pasar.